Cásate en Copala

Cásate en Copala

Copala Sinaloa¿Te imaginas tu boda en una hermosa ciudad colonial enclavada en un pequeño valle a las faldas de las montañas de la Sierra Madre?

¡Copala es lo que estabas buscando!

La Secretaría de Turismo de Sinaloa en conjunto con el Comité de Turismo de Copala lanzaron recientemente el programa: “Cásate en Copala” que tiene como fin dar a conocer los rincones históricos de los pueblos de Sinaloa, mostrando no sólo su riqueza cultural sino la belleza natural que los rodea.

“Cásate en Copala” te dará la oportunidad de vivir la experiencia de una auténtica boda de rancho donde los invitados y visitantes podrán ser parte del enlace matrimonial y acompañar a la novia en el trayecto a la Iglesia de San José, considerada una joya arquitectónica barroca que posee un hermoso retablo recubierto en chapa de oro.

¡Disfruta esta experiencia única y déjate conquistar por Sinaloa y sus alrededores!

El “Gringo Loco”

El “Gringo Loco”

gringolocoMucho antes de que la popular Zona Dorada de Mazatlán existiera, antes de que los restaurantes y centros turísticos abrieran sus puertas, y aún antes de que los caminos básicos se construyeran, ya existía el Hotel Playa Mazatlán. El año es 1954. Playas desiertas se extendían por kilómetros y la tierra estaba salpicada de lagunas saladas que eran visitadas por abundantes aves acuáticas y venados. En ese entonces, Mazatlán tenía apenas 40,000 habitantes.

Cuando se supo la noticia de que un “Gringo Loco”, Ulysses S. George, estaba construyendo un hotel al lado del mar, la gente local se portó escéptica. ¿De dónde había sacado la idea de construir un hotel tan lejos de la ciudad? ¿Quién se animaría a ir hasta allá? No había agua potable en varios kilómetros a la redonda, mucho menos electricidad, caminos pavimentados o sistema de alcantarillado. La ciudad contaba con un pequeñísimo aeropuerto, los caminos que llevaban a la ciudad estaban en muy mal estado y los puentes en ese entonces eran todavía una novedad. Aún así, el “Gringo Loco” se había hecho ya de una buena reputación para él y para su aventura frente al mar. A pesar de estas condiciones primitivas, el sueño de construir un hotel frente al mar no estaba muy lejos de convertirse en realidad.

Puentes de Canoas

Puentes de Canoas

puentedecanoasEn 1954, con la excepción de la Carretera número 15 que no estaba totalmente terminada, no había un solo camino pavimentado o puente en Mazatlán, ¡mucho menos en todo el estado de Sinaloa! En esa época, la zona rural de Mazatlán estaba densamente tejida por lagunas, arroyos y marismas. Aunque los automóviles eran todavía escasos, los pocos que pasaban por ahí tenían graves problemas para conducir en este territorio escabroso. Se construían “puentes” improvisados amarrando canoas y tablas de madera, haciendo posible el paso aunque tambaleante, de los carros. A la mitad del camino, un autonombrado oficial detenía a los motoristas y negociaba el pago de peaje.

El Primer Hotel Playa

El Primer Hotel Playa

En el otoño de 1955, se inauguró el Hotel Playa. El símbolo del venado se convirtió en nuestro logo clásico del hotel en honor al nombre de Mazatlán, que significa tierra de venados en náhuatl, la lengua de los aztecas. El hotel empezó como un modesto edificio de dos pisos, con aproximadamente 80 habitaciones frente al mar, lugares para comer y alberca de agua salada. Este primer hotel se ubicaba en una playa verdaderamente hermosa y solitaria con vista al Pacífico y a las islas cubiertas de vegetación. Casi instantáneamente, el hotel ganó popularidad.

primerhotelplaya1 primerhotelplaya2
1955: Comienza el Turismo en Mazatlán

1955: Comienza el Turismo en Mazatlán

comienzaelturismoMazatlán es un selecto complejo junto al mar con un nuevo hotel turístico, Playa Mazatlán. Tiene aire acondicionado con balcones privados, comida gourmet preparada en una cocina impecable, el agua es filtrada y la leche pasteurizada. Los visitantes disfrutan la famosa playa ideal para bañarse en las aguas azules del Pacífico, un paisaje marino de las islas mar adentro, un paraíso de lujo con jardines tropicales, donde los pericos revolotean, las orquídeas florecen y una alberca con agua filtrada nos llama. Las noches pueden animarse con bailes a la luz de las velas o cenando en el Salón Chubasco. Todo esto por el precio de $6.00, Plan Americano. Fuente: Revista Westways, 1955.

 

 

Desarrollo

Desarrollo

Se Acelera el Crecimiento

En el año de 1966, se agregó un tercer piso y nuestra famosa Fiesta Mexicana dio su primer espectáculo. Durante los siguientes quince años y al tiempo que la popularidad del hotel crecía, se hicieron renovaciones y remodelaciones al hotel, se construyeron 300 habitaciones más y de esta forma casi triplica su tamaño original. Aún ahora, continuamente hacemos reformas al hotel para satisfacer a un número siempre creciente de huéspedes.