elquelite

El Quelite

Ubicado a una hora del puerto de Mazatlán, El Quelite es un pueblito fundado en el siglo XIX y que apareció en el mapa de México durante la época de la Revolución Mexicana.

Hogar de apenas 1,700 personas, El Quelite goza de un clima cálido y estrechas calles empedradas decoradas con el vaivén de caballos y pequeñas carretas; los techos de sus casas son en su mayoría rojizos cubiertos con pequeñas tejas o losetas que brindan un ambiente agradable en su interior y sus habitantes todavía conservan la costumbre de colocar sillas afuera de sus casas para sentarse por las tardes y ver pasar a los lugareños y visitantes. Gustan por mantener jardines y árboles y por conservar las casonas viejas con su arquitectura original.

La región del Quelite es muy próspera y sus principales actividades son la ganadería, la cría de algunos animales y la siembra del temporal. Uno de los oficios que la han dado fama e identidad es la “Charrería”, deporte nacional que se ha convertido en un estilo de vida de quienes lo practican, por lo que no es raro que se encuentre a un jinete ataviado con su característico traje al caminar por las empedradas calles del pueblo.

Una de las peculiaridades de este pueblo es el Juego de Pelota Ulama, tradición prehispánica de origen Olmeca que hoy goza de mucha popularidad entre sus jóvenes y que además es el único lugar del país donde sigue vivo y existen equipos formarles que lo practican.

La estrella del Ulama es una pelota de hule duro que pesa entre cuatro y cinco kilos. Conformado por dos equipos, cada uno de ellos posee doce integrantes y el objetivo es que el balón nunca caiga al suelo; la única parte del cuerpo que está permitida usar para conseguirlo es la cadera y para protegerse de la fuerza y velocidad con las que se lanza el balón, los jugadores usan una faldilla hecha de cuero de venado.

Otro de los aspectos destacables de este pueblo es su gastronomía que refleja el sabor típico de la comida sinaloense en el medio rural; la cual es bien representada en “El Mesón de los Laureanos”, restaurante alojado en una antigua casona cuyo interior está decorado con hermosos murales del pintor oriundo Jorge Larreta. El Mesón de los Laureanos es una tradición que no debe dejar de visitar, ya que su hospitalidad y extenso menú de más de 100 especialidades conquistarán su corazón y paladar. Dentro de sus especialidades se destacan la codorniz asada, el pozole, el sabroso menudo estilo sinaloense, el jocoque casero y los panes locales mejor conocidos como coricos o cortadillos, arepas, sin faltar las tortillas hechas a mano y quesos caseros.

En su próxima visita al estado de Sinaloa conozca este precioso pueblo colonial que le dejará gratos recuerdos de unas excelentes vacaciones.

¡Vive México, Vive Sinaloa!